La tala clandestina

La tala, legal o ilegal, hace referencia a cortar árboles para procesarlos y venderlos para su uso en la construcción principalmente, no obstante, la diferencia recae en que quien lo hace de manera legal, respeta ciertas zonas y especies de árboles a la hora de realizar su actividad, además de estar obligado a “compensarlo” a través de la reforestación.

En cambio la tala ilegal se realiza sin distinción y corta árboles que probablemente están peligro de extinción o en zonas protegidas o pertenecientes a grupos originarios.

Al realizar la tala de manera despreocupada, no se toma en cuenta que también se puede afectar el hogar de animales en peligro de extensión o que los puede llevar a esa situación. Pero no solo eso, sino que su desaparición puede significar problemas para las personas. Además de las pérdidas económicas para los gobiernos al tratar de remediar los males a la biodiversidad. Actualmente las zonas más afectadas son el Amazonas, África Central, el sudeste asiático, Rusia y los estados Bálticos.

Invariablemente la solución para evitar este tipo de prácticas está en la normatividad y su aplicación, un trabajo en el que el gobierno debe poner especial énfasis. Establecer las leyes necesarias y asegurar su cumplimiento y sanción en caso de que no, es una solución al alcance, pero no la única. La concientización del uso de los recursos naturales es también un camino para evitar acabar con el planeta.

En Industrial Maderera de Hidalgo estamos conscientes de esta situación y nuestro compromiso es con nuestros clientes y con el planeta. Agradecemos los recursos que nos brinda la naturaleza y la respetamos cumpliendo con lo establecido para no afectarla.